AdS Google
Skip to content

Estos son los lugares donde nunca debes poner tu repetidor Wi-Fi


Colocar un repetidor Wi-Fi en casa es algo habitual para mejorar la conexión de Internet inalámbrica. Hay muchos modelos, con características diferentes. No todos tienen la misma velocidad, ni la misma capacidad para conectar muchos aparatos. Pero independientemente de cuál utilices, es muy importante que lo coloques correctamente. Por ello, en este artículo te vamos a contar algunos lugares donde no deberías poner nunca tu repetidor inalámbrico. El objetivo es conseguir mejorar la conexión y aprovechar realmente el dispositivo.

Un repetidor Wi-Fi lo que hace, básicamente, es recibir la señal del router y repartirla en otra zona. Si esa señal no llega bien, no podrás conectar aparatos correctamente y tener una buena velocidad. Influyen factores como posibles interferencias que pueda haber. Si tienes ciertos aparatos cerca, eso puede ser un error.

Errores al ubicar un repetidor inalámbrico

AdS Google

Si colocas bien el repetidor Wi-Fi, puedes llegar a tener una conexión mejor. Vas a ver que hay circunstancias que pueden influir negativamente. Si la evitas, la red inalámbrica llegará mejor a otros dispositivos, con mayor velocidad. Evitar los problemas comunes es fundamental.

Cerca de la televisión

Un primer error es poner el repetidor cerca de la televisión. Es una zona común, donde solemos poner este tipo de aparatos. Pero, ¿por qué no es buen sitio? El motivo principal es porque allí suele haber aparatos que generan interferencias, como es la propia televisión, pero también otros como puede ser una videoconsola, reproductor de vídeo, etc.

Además, al haber tantos dispositivos cerca pueden generar más calor. Pueden hacer que el repetidor se sobrecaliente y eso va a afectar de forma negativa al rendimiento. Ocurre igual que cuando se calienta en exceso el router, que deja de funcionar correctamente.

Junto a dispositivos que usen Bluetooth

Los dispositivos Bluetooth utilizan la frecuencia de los 2,4 GHz, igual que una de las bandas del Wi-Fi. Eso significa que pueden interferir en la señal y hacer que funcione peor la red. Es bueno alejar el repetidor de estos aparatos que puedan afectar negativamente. Es un ejemplo claro de cómo pueden crear interferencias en la red.

Por ejemplo, podemos nombrar altavoces Bluetooth, mandos, teclados… Básicamente cualquier aparato que utilice esta tecnología para funcionar. Hoy en día son muchos los que tienen esta característica.

Al lado del microondas

Otro aparato que utiliza también la frecuencia de los 2,4 GHz para funcionar es el microondas. Si vas a poner el repetidor en la cocina o cerca, cuidado con el microondas. Cuando esté en funcionamiento, va a afectar a la señal del Wi-Fi. Puede provocar cortes y que la cobertura caiga drásticamente y funcione peor.

Lo ideal es que este electrodoméstico esté lo más lejos posible de cualquier dispositivo que utilice la red Wi-Fi. De lo contrario, podrías notar interferencias continuas y problemas para tener una conexión estable.

Próximo a una ventana

Tampoco es buena idea poner el repetidor al lado de una ventana, donde pueda recibir luz directa del sol. En este caso no se trata de interferencias, sino que puede provocar que se caliente en exceso. Si este aparato recibe luz solar directamente, eso va a hacer que aumente la temperatura bastante.

Especialmente en los meses de verano, puede dar lugar a que deje de funcionar, se bloquee o la velocidad no sea buena. Es igual que ocurre con un router. Lo mejor es que esté en una zona fresca, seca y lejos de cualquier fuente que pueda provocar que aumente la temperatura.

Por tanto, si planeas mejorar la conexión inalámbrica en casa, es fundamental solucionar problemas con el repetidor Wi-Fi. Es clave ubicarlo correctamente y no ponerlo en sitios como los que hemos descrito, ya que eso afectará negativamente a la señal.

AdS Google