AdS Google
Skip to content

Cómo elegir las herramientas para hacer una academia con WordPress


De primeras no parece una tarea compleja. Es al profundizar en la investigación del cómo cuándo surgen las dudas de hacer una academia con WordPress.

¿Realmente necesito un LMS? ¿Cuál uso de todos los que hay? ¿Cómo gestiono la privacidad del contenido? Y la venta… ¿quién la lleva?

AdS Google

Cuanta más información buscas y más nombres de herramientas conoces, más dudas tienes sobre cómo crear una academia online.

Una de las ventajas de WordPress como CMS es la variedad de opciones y los distintos caminos que te permite seguir para llegar a una solución.

Y con las academias no iba a ser menos. Por eso es posible que ahora mismo tengas la cabeza como un bombo.

Nosotros vamos a intentar darte claridad en todo esto y cuando termines este post sabrás perfectamente qué necesitas para hacer tu escuela con WordPress.

POST INVITADO

Hoy traigo un post de invitado de Lúa y Ángel, de Mundo Funnel, dos técnicos especializados en la creación de escuelas online y embudos de venta que, además, son los responsables del curso Cómo crear una academia online de disenadoresweb.pro.

Pásate por su blog para ver tutoriales técnicos o por su canal de YouTube para ver más contenido especializado. Pero antes, te dejo con este post en el que dan las claves para crear tu academia en WordPress.


Qué es una academia online

Un lugar en la red en la que parte de su contenido (o todo) se puede consumir a cambio de pago y/o registro.

Eso sería lo más básico que posiblemente te haya venido a la mente.

Pero vamos a ir un paso más allá en la definición y vamos a centrarnos en las funcionalidades que debería de cubrir una academia online.

Desde el lado de quien imparte la formación, una academia online debe permitir:

  • Volcar el contenido formativo (obvio)
  • Crear pruebas de evaluación o autoevaluación
  • Saber en qué punto de la formación se encuentra una persona en concreto
  • Ver estadísticas de su curso
  • Resolver dudas

Desde el lado de quien se forma, una academia online debe permitir:

  • Tener un acceso propio a la plataforma
  • Registrar su progreso a lo largo de la formación
  • Visualizar qué porcentaje de formación ha consumido ya (y cuánto le queda para terminarla)
  • Navegar fácilmente entre distintos apartados de la formación
  • Completar cuestionarios para que lo evalúen o autoevaluarse
  • Plantear sus dudas

Y si pensamos ya en un tercer punto de vista, el del administrador de toda la plataforma, una academia online debe permitir:

  • Dar acceso gratuito a una persona en concreto (o a varias a la vez)
  • Retirar el acceso a la academia a un alumno
  • Dar o retirar el acceso a un curso en concreto
  • Asignar profesores a los cursos
  • Ver estadísticas

Por tanto, llegados a este punto ya te habrás dado cuenta de que tener unas páginas en WordPress protegidas por contraseña con varios vídeos dentro no puede considerarse una academia online.

Porque esa solución tan simple apenas puede llegar a cumplir con 2 puntos de los anteriormente mencionados.

¿Estamos de acuerdo en esto?

Esa puede ser una forma muy lícita y económica de testear la venta de un curso.

Pero no te engañes, está a años luz de una escuela medianamente profesional. Y eso es precisamente de lo que venimos a hablarte hoy.

Dicho todo esto, pasemos a ver la caja de herramientas con la que puedes crear una academia online de calidad con WordPress.

Qué herramientas necesitas para crear tu academia

Ahora que tenemos claro qué es lo que vamos a hacer te contaremos con qué herramientas puedes lograrlo. Presta atención.

Un plugin LMS: ¿Sensei o LearnDash?

Los plugins LMS (Learning Management System) son los encargados de otorgar las principales funcionalidades de una academia a tu web WordPress.

Por este motivo es tan importante elegir el adecuado, ya que toda la estructura de tu plataforma estará sostenida por él.

A tu disposición vas a encontrar muchos en el mercado, tanto gratuitos como de pago.

Habitualmente las versiones gratuitas de los LMS están pensadas para gestionar cursos también gratuitos. En el mismo instante en el que quieras pasar a cobrar por tus cursos te pedirán que pagues y subas a la versión premium.

Por este motivo te sugerimos que pienses a largo plazo y no te dejes llevar por el precio como principal razón para decidirte por una herramienta de este tipo.

Si tenemos que pensar en los dos plugins LMS más populares para WordPress nos vienen dos a la cabeza: Sensei y LearnDash.

  • Sensei es el plugin gratuito desarrollado por Auttomatic que te permitirá crear y ofrecer cursos a 0€*. Lo tienes disponible en el repositorio de WordPress.
  • LearnDash es un plugin de pago con el que podrás vender cursos o dejarlos como gratuitos. No hay posibilidad de obtenerlo gratis.

* Che, che, che. Para un momento. ¡Con Sensei también se pueden vender cursos!

Sí, pero.

Aquí es donde toca arremangarnos y comentar la letra pequeña de ese “Sí”:

Sí puedes vender tus cursos con Sensei, pero para ello necesitas contar con WooCommerce. Con WooCommerce y…

  • …con su extensión WooCommerce Paid Courses, que cuesta unos $129 anuales.
  • …si quieres trabajar con pagos recurrentes, súmale WooCommerce Subscriptions ($199/año).
  • …y con membresías, WooCommerce Memberships (otros $199/año).

¡Ah! Y si quieres hacer goteo de contenido (es decir, que el contenido de un curso se vaya desbloqueando o liberando con el paso del tiempo) súmale la extensión de Sensei Content Drip ($29/año).

Clin. Clin. Clin.

Los costes anuales de mantenimiento de una escuela creada con WooCommerce y todo su ecosistema de extensiones van a ser mucho más elevados.

Esta es una cuestión importante a tener en cuenta, tanto si vas a vender esa escuela a un cliente como si tú vas a ser creador y cliente al mismo tiempo: si tus costes de mantenimiento son altos, para que el proyecto sea económicamente viable tendrás que ofrecer cursos de un precio elevado O intentar atraer la mayor cantidad de personas a tus formaciones.

Si te gustaría profundizar más sobre similitudes y diferencias de Sensei y LearnDash aquí tienes nuestro análisis.

Hasta aquí hemos hablado de pasta y funcionalidades, pero… ¿Qué pasa con el rendimiento?

Teniendo en cuenta que con LearnDash no necesitas WooCommerce ni ninguna de sus extensiones, podríamos cometer el error de dar por sentado que es muchísimo más ligero y veloz que el combo Sensei + Woo.

Y este post quedaría muy redondo.

Pero la diferencia entre ambas instalaciones no es tan grande como cabría esperar.

La plataforma con LearnDash realiza menos peticiones, consume menos recursos y ofrece un DOM más ligero, lo que se refleja en un tiempo total de carga mejor… Pero que no difiere más de 0,30-0,60 segundos,  tal y como puedes ver en esta prueba WPO.

Por tanto, a día de hoy ante la pregunta ¿Sensei o LearnDash? nosotros seguimos teniéndolo bastante claro por la suma de todo lo anterior (funcionalidades, coste, rendimiento): LearnDash.

Por este motivo en Diseñadores Web Pro tienes el curso “Cómo crear una academia online” en la que desgranamos punto por punto cada apartado de esta potente herramienta, para que veas y conozcas todas sus posibilidades sin volverte loco.

¡Ah! Y con traducción del plugin al español de regalo.

Si quieres dejar de perder tu valioso tiempo buceando por tutoriales que tratan las herramientas superficialmente, pero se dejan en el tintero los detalles que marcan diferencia, vete al curso en Diseñadores Web Pro.

Un plugin de membresía (opcional): ¿Restrict Content Pro o MemberPress?

Si con LearnDash ya es suficiente para crear y vender los cursos, tener una infraestructura propia de e-Learning y demás… ¿A qué viene ahora lo del plugin de membresía?

Hay algo muy importante que debes saber antes de ponerte a crear tu escuela con LearnDash: este plugin va a encargarse de gestionar la privacidad del contenido de tus cursos.

SÓLO de tus cursos.

Es decir, que va a prohibir automáticamente que un visitante pueda ver el vídeo de la lección 5 aunque conozca su URL y que, sin embargo, sí se lo enseñe a quien se ha conectado a la plataforma y además ha comprado ese curso y no el otro.

Pero no va a hacer nada con todo lo que crees FUERA de LearnDash.

Esto, de primeras, puede no preocuparte. Pero si quieres enriquecer tu plataforma añadiendo un apartado nuevo con recursos descargables en común para todos los alumnos, un foro de uso exclusivo, un blog privado… En ese caso sí te interesa lo que vamos a comentar a continuación.

Pero por si no lo sabías todavía, ¿qué son Restrict Content Pro y MemberPress?

  • Restrict Content Pro es un plugin de restricción de contenidos cuyo origen está ligado a los blogs, que en los últimos años ha acaparado también el ámbito de las membresías. Tiene una versión gratuita (y limitada) en el repositorio oficial de plugins de WordPress y su versión de pago tiene una atractiva oferta lifetime.
  • MemberPress es un plugin de gestión de membresías, que en el último año ha pretendido dar el salto a los cursos online (con poco éxito). Se trata de un plugin premium de precio alto que cada día limita más el número de sitios por cada licencia.

Con cualquiera de estas dos herramientas vas a poder restringir el acceso a cualquier tipo de contenido que crees en tu academia y que sea externo a tus cursos.

Muy bien, pero… ¿Cuál utilizo?

Si nos fijamos en el precio, la oferta lifetime de Restrict Content Pro resulta tan sumamente atractiva que es imposible resistirse. Si te dedicas al diseño web, con 2 proyectos que hagas tienes la inversión más que recuperada. No sucede esto con MemberPress.

Si sopesamos las funcionalidades, aquí vamos a dejar que afloren las raíces gallegas de Lúa para que os suelte un “Depende”.

Depende de lo que tú tengas en mente hacer y de su complejidad.

Si vas a querer trabajar un blog privado en tu escuela y te interesa mucho la posibilidad de restringir el contenido antiguo (anterior a la compra del alumno), programar el desbloqueo de un contenido futuro o que un contenido que a día de hoy es público pase a ser privado en la fecha que elijas, para esto Restrict Content Pro es imbatible a día de hoy.

Quien dice blog, dice cualquier tipo de Custom Post Type que tengas en la cabeza.

El punto fuerte de Restrict Content Pro es su flexibilidad a la hora de tratar el bloqueo de los contenidos, sean cuales sean, de forma sencilla.

Sin embargo, si tu idea está más vinculada con una comunidad y aspiras a tener un gran número de clientes con renovaciones de pagos frecuentes, tras nuestra experiencia, el funcionamiento de MemberPress es mucho más fino.

El punto fuerte de MemberPress está precisamente en la gestión de los usuarios y de sus pagos. Su propio nombre ya debería de haberte dicho algo, ¿no?

Resumiendo:

Si alguien quiere compartir su propia experiencia estaremos encantados de leerla en los comentarios de este post ????

Por cierto: en nuestro curso de Cómo crear una academia online de disenadoresweb.pro contamos cómo configurar Restrict Content Pro con LearnDash en uno de los dos bonus.

Consejos finales

Si alguien te dice que crear una academia online es tan simple como instalar y configurar correctamente los dos plugins anteriores, no le creas.

Crear una academia online de éxito es mucho más que eso.

Y si no reflexionas sobre ello con anterioridad, lo que puede ocurrir es que tu plataforma sea una escuela más. Y si estás viendo este post en el blog de Arturo García ambos sabemos que tú lo que quieres no es una academia más, sino LA MEJOR que puedas hacer.

Así que lo que vas a leer ahora no tiene nada que ver con plugins ni configuraciones, sino con aspectos menos técnicos que harán que marques la diferencia.

Tómalo como consejos de dos profesionales que han visto muchas (muchas) plataformas de e-Learning por dentro, unas que facturan cientos de miles de euros cada mes (sí, como lo lees), y otras que no se comen ni un rosco.

Y tú lo que quieres es ganar dinero.

Por lo tanto, aquí tienes nuestros consejos más que recomendables a tener en cuenta cuando crees tu academia online profesional con WordPress:

  • No te lances al mercado sin haber comprado los cursos de tu competencia. Seguramente tus alumnos ya lo hayan hecho, y tú necesitas saber qué se está ofreciendo ahora mismo para poder desmarcarte.
  • Lo más importante de tu plataforma no son tus vídeos, ni tus PDF, ni las plantillas que regalas. Todo eso es susceptible de ser hackeado o pirateado. Lo realmente relevante son las experiencias personalizadas que vivan tus alumnos: por eso cobran fuerza las clases en vivo donde puedes responder cada duda en directo, por eso se valoran tanto las comunidades donde los alumnos pueden compartir inquietudes y dificultades del proceso de aprendizaje. No las subestimes. El contenido que no creas sólo tú es muy enriquecedor.
  • Cuida todo el diseño. No sólo el de la plataforma, sino también el de todo el material que vayas a utilizar para apoyar la formación: documentos, ejercicios… Vigila que todo guarde cierta coherencia visual. Elevará el concepto de tu academia e incluso influirá en el interés de tus alumnos por tus formaciones.
  • Piensa bien en la estructura de tu curso. Cuanto “más troceado” ofrezcas el contenido más sensación de avanzar tendrán los alumnos. No escatimes en lecciones o módulos, pero tampoco te pases de frenada.
  • Los vídeos demasiado largos aburren. Si tu vídeo va a durar más de media hora valora la posibilidad de trocearlo y dividirlo en varias lecciones, para evitar el abandono.
  • Cuida las métricas de tu plataforma. Si detectas un alto ratio de abandono de una formación en concreto o si hay un alto porcentaje de suspensos en un test, revisa el contenido y busca la manera de mejorarlo. Cuando la mayoría de los alumnos suspenden una prueba el error no están en ellos, sino posiblemente en cómo se ha explicado ese contenido o en cómo está redactada la prueba.
  • Haz seguimiento de tus alumnos. Para esto te ayudarán (mucho) las notificaciones de LearnDash, que te permiten enviar correos a los alumnos cuando se cumplen determinadas acciones en la plataforma: cuando un nuevo contenido se libera, cuando lleva X días sin acceder a la escuela, cuando termina una lección, cuando termina un curso…
  • Mejor un idioma. Si estás pensando en tener alumnos de diferentes países no te líes: primero monta tu academia en un idioma, prueba cómo funciona y, si todo va bien y quieres seguir ampliando, entonces crea una nueva academia por cada idioma diferente. De este modo evitarás muchos problemas técnicos y dolores de cabeza innecesarios.
  • No sobreestimes tu tiempo. Ten en cuenta que lo que más tiempo te va a llevar es precisamente el soporte o la atención al alumno, y es uno de los factores mejor (o peor) valorados. Por tanto, intenta ser realista y empezar abriendo pocos frentes que atender, o podrías llegar a morir de éxito. Por ejemplo: si eres una sola persona para atender tu academia, no habilites un grupo de Facebook + un chat de Telegram + atención por correo electrónico + un canal de Slack. Con 5 usuarios puedes gestionarlo, con 50 veremos, con 100 que sean un poco activos es imposible.
  • Un buen hosting es imprescindible. Y no sólo eso: tener en mente que necesitarás ir escalándolo con el tiempo, a medida que tu proyecto vaya creciendo, también. Una academia no es lo mismo que tener una web corporativa, donde ampliar el hosting puede llegar a ser algo anecdótico. En una academia el contenido va creciendo, los usuarios también, y el consumo de recursos… También.
  • Implementa medidas de seguridad. No sólo instalar y configurar un plugin de seguridad es fundamental, sino también limitar el número de conexiones simultáneas desde una misma cuenta (para evitar en la medida de lo posible las temidas “compras compartidas”). Esto también lo vemos en el curso.
  • Pivota si es necesario. Pedir feedback directo de tus clientes es obligado, y actuar en consecuencia más aún. Intenta mantener una mente abierta y no te pongas límites: tus propios alumnos te guiarán en la mejora de tu proyecto, si te dejas aconsejar y fomentas la crítica constructiva.
  • Permite que tus alumnos puedan imprimir el contenido de tus cursos y piensa en diferentes formatos para que puedan consumirlos: por ejemplo, no trabajes sólo los vídeos, facilítales también el formato audio para las clases que no sean demasiado visuales.
  • Que tu contenido esté condicionado por el perfil de tu público: tono, lenguaje, formato, longitud…
  • Gamificación como incentivo. Fomentar la participación de tus alumnos es un buen modo de mantener su interés, por lo que recompensar determinadas acciones te ayudará a reducir el ratio de abandono.
  • Incluye diplomas para todos aquellos alumnos que consigan terminar la formación. Es un modo de que puedan acreditar que la han completado y funciona como recompensa final. Con LearnDash podrás diseñar tus certificados para que incluyan información individual y propia de cada alumno en concreto.
  • Ojo con el pricing y las tarifas planas. No ahorques tu proyecto con precios irrisorios o se resentirá. Y no, no puedes compararte con Netflix. Si pretendes ir a por volumen de usuarios los costes se incrementarán considerablemente a todos los niveles (mantenimiento, publicidad, personal…).

Como puedes ver, hay más cosas a tener en cuenta a la hora de crear una academia online que no solamente su engranaje técnico. Su propia planificación y estructura determinará su futuro, por lo que te animamos a pensar bien cada apartado y dedicarle la atención que se merece.

Crear una academia online con WordPress puede ser tan sencillo o tan complejo como tú quieras. Pero recuerda, que más complejo no tiene necesariamente por qué implicar más ganancias.

Con cabeza, siguiendo los consejos que te hemos dado en este post y con la ayuda del curso, estamos seguros de que lograrás poner a la venta tus formaciones por tu cuenta. Con la gran ventaja que supone disponer de escuela propia y no tener que regalar más comisiones de las imprescindibles.

Y si no quieres mancharte las manos, ya sabes. Delega su creación.



Source link

AdS Google